Perlas

Perlas

En Zuluaga conocen en profundidad el mundo de las perlas y todas las posibilidades que brindan en joyería, tanto en la vertiente de la perla clásica australiana como en las innovadoras gamas de perlas de formas y colores variados.

Las perlas, tanto salvajes como cultivadas, son el resultado de un proceso biológico. Estas gemas orgánicas comienzan a formarse cuando de forma natural o forzada, en el caso de las cultivadas, una partícula se introduce en la concha de la ostra. Para contrarrestar esta “invasión” la  ostra comienza a segregar una sustancia de carbonato de calcio con la que va recubriendo el "cuerpo extraño" con capas de nácar. Si permanece ahí el tiempo suficiente acabará transformándose en una perla.

El cultivo requiere unas condiciones de temperatura de agua muy concretas, porque las ostras perleras son muy sensibles a los cambios térmicos y se tienen que mantener entre los 28º y los 7º.

La características de las perlas vienen definidas por criterios de calidad como la perfección de la  superficie, el  lustre -cuanto mayor sea el grosor de las capas de nácar más brilla la perla- y otros aspectos más relacionados con los gustos personales, como el tamaño, el color o la forma.

Las perlas de Japón y Australia son la élite de la joyería; de forma clásica, grandes y redondas, son las más valiosas. Destacan también las Tahitianas por la peculiaridad de su color negro.

Las perlas chinas son las que han transformado el concepto tradicional con las denominadas perlas monstruo o barrocas, que han supuesto la popularización de la gema, llevándola a aplicaciones muy innovadoras. La variedad es la nota dominante de estas perlas, con formas de flor, de corazón, de manos, planas, rombo, rectangulares… todas ellas con variación de tonalidad desde el blanco, hueso, al rosáceo o lila y hasta las negras. Además se pueden pasar o enfilar tanto longitudinal como transversalmente, variando aún más el resultado final.

Mantenimiento

Las perlas son elementos más delicados que otras joyas, por eso conviene no descuidar unas sencillas pautas de conservación para que luzcan como el primer día.

Deben tratarse con cuidado; hay que procurar guardarlas en su estuche original o envueltas en una  tela suave para evitar roces.

Ciertas sustancias químicas pueden resultar perjudiciales, por eso es recomendable maquillarse y perfumarse antes de ponerlas, no ducharse con ellas ni hacer ejercicio con las perlas puestas ya que en este caso el sudor puede dañar el hilo en el que están enfiladas.

Un paño suave humedecido es lo más adecuado para su limpieza. Se aconseja huir siempre de líquidos limpiadores.

Cada dos años es conveniente llevarlas a la joyería para que les cambien el hilo de seda que las une.

Ver piezas de perlas

El ARTE de combinar

El ARTE de combinar

 

 

 

 

Con tanta diversidad de formas y colores, en Zuluaga se crean joyas originales, combinadas también con piedras semipreciosas: ámbar, jade, onix, lapislázuli...

 Mª Eugenia Gortazar se encarga personalmente del diseño y creación de las piezas y conjuntos elaborados con este tipo de gemas tan especiales. Cada año pasan por sus manos miles de perlas y de piedras semipreciosas con la que realiza propuestas innovadoras y diferentes. El trabajo de elaborar estas joyas comienza mirando la gema y su forma. Solo unos ojos expertos pueden ver en ese momento cuál es la mejor combinación. Las posibilidades son infinitas y el juego es ilimitado, por lo que sus propuestas abarcan multitud de estilos y en múltiples ocasiones es el propio cliente quien le plantea el reto de crear una propuesta específica para combinar con un conjunto de ropa especial. 

Subir
Diseño Web nlocal